En los Medios

Cerveceros Nómadas

Cuenta Javier Díaz en su artículo en elmundo.es: Lo suyo es pura vocación. Son románticos de la cerveza artesana. Buscan dar la última vuelta de tuerca a su brebaje y se desplazan donde haga falta para conseguirlo. No tienen fábrica, pero sí conocimientos e imaginación. Son los cerveceros nómadas. «Una especie de homeless que viaja de una casa a otra para encontrar la mejor cocina y conseguir el mejor resultado», explica Eduardo Martínez, productor itinerante de la firma Monsieur Gordo.

Dicen que es una forma de vida. En España se estima que ya existen más de 600 marcas de cerveza artesana, todo un overbooking de productores. Claro que no todos pueden aspirar a tener instalaciones propias para elaborar. «Una microcervecería en condiciones te puede salir por 500.000 euros», estima Eduardo. Así, muchos aspirantes dependen de infraestructuras ajenas cuando pretenden dar el salto de la cocina de su casa a una cantidad respetable, pero no todas las fábricas son iguales. Muchas están concebidas para obtener un estilo concreto, los nómadas buscan aquellas que reúnen las condiciones para desarrollar su receta.

«Hay fábricas cuyo brewhouse, técnica, fermentadores o embotelladora se adaptan mejor a unos estilos de cerveza que a otros», comenta el madrileño Jacobo Lliso, de La Quince, una de las cervezas artesanas mejor valoradas de España. «El nomadismo tiene sus ventajas, a mí me encanta viajar, es una pasión que uno a mi afición por la cerveza. Así que tener que ir hasta Suecia o Cataluña o País Vasco para elaborar mis recetas es muy satisfactorio», dice.

Así, los nómadas emigran donde el escenario ofrece garantías de conseguir los resultados deseados. Entre las ventajas de esta forma de trabajar está el intercambio de conocimientos entre productores itinerantes y fijos, todos ganan con la experiencia y, de paso, promocionan su producto en otros mercados. «Abres tu ámbito comercial, te conocen fuera y te conviertes en un producto local. La ventaja de ser nómada es ser local en todos los sitios y que la cerveza llegue al consumidor en las mejores condiciones», asegura.

Y eso es importante porque los aficionados a las craft beer siempre buscan el producto local allá donde van. Aplicaciones para móvil como Untappd o en webs como Ratebeer funcionan a modo de brújula donde los usuarios localizan las cervezas mejor valoradas en cada país.

Claro que no todo el mundo vale para ser un cervecero errante. Hay que tener conocimientos, estudiar, leer manuales y convertir espacios en laboratorios. «Esto funciona a modo de prueba y error constante», advierte Eduardo Martínez, «una cosa es que te salga mal algo en casa y tengas que tirar el producto, y otra es estar en fábrica y tener que desechar 3.000 litros, por ejemplo». Además, no todas las instalaciones aceptan de buenas a primeras a un aficionado con una fórmula cervecera bajo el brazo. Fabricantes y marcas se juegan su prestigio.

Sin embargo, ocurre que algunos nómadas ya dan lustre a las fábricas. Es el caso de las firmas madrileñas La Quince y Monsieur Gordo, y sobre todo del pionero y referente en este mundillo, el danés Mikkel Borg, quien junto a su hermano creó la firma Mikkeller. Él puso de moda el término gypsy brewer (cervecero itinerante), es decir, hacer cerveza sin necesidad de tener fábrica propia. «En la actualidad, Mikkeller saca al mercado más litros que muchas fábricas juntas», afirma Jacobo. El ámbito de trabajo de Mikkeller es el mundo entero: Europa, Estados Unidos, Asia…

«Tener una fábrica te limita quizá a un estilo», apunta Rafael Stuyck, otro productor trotamundos. Él, además añade su visión como barista porque trabaja en The Stuyck Co, el último santuario cervecero de Malasaña, con 14 grifos de cerveza artesana. Rafael cree que hay demasiadas marcas y que toca ejercer de filtro para tanta oferta «porque hay mucho intrusismo. Hay que enseñar a la gente, descubrirles buenas cervezas. Al final lo que importa es que el producto sea bueno».

Autor: El Mundo
URL: http://www.elmundo.es/madrid/2016/02/21/56ca188222601d4b338b456c.html